Isabella Santo Domingo está de regreso luego de 20 años de exilio en Los Ángeles. Está dispuesta a reinventarse después de mucha aventura afuera

Es una fucking rockstar. No necesitó salir con una banda para que la idolatremos con fervor, para que la recordemos socavando la anquilosada moral colombiana de los noventa con sus provocadores desnudos sobre caballos negros, con los artículos transgresores publicados en su revista Shock, en ideas como la Tele que puso patasarriba a la farzándula criolla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *