Desde que tenía un año se lo entregaban para que estuviera calladita, sin ser conscientes del mal que le estaban causando.

Actualmente es normal ver que muchos padres encontraron un gran aliado en los celulares para que sus bebés no lloren, se calmen, se distraigan o simplemente se entretengan. El caso de la bebé, ocurrido en China, es una muestra de los peligros a los que se exponen los más pequeños cuando el tiempo frente a los aparatos no es regulado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *