​En el podio provisional aparece también Rigoberto Urán, quien es tercero a 8 segundos.

De una manera «muy particular» para un escalador, sin un puerto como escenario, Nairo Quintana le tomó prestado el sobrenombre de Superman a su compatriota Miguel Ángel López para imponerse en solitario en la meta de Calpe, donde el irlandés Nicolas Roche se enfundó la camiseta roja de líder. 

Quintana, escapado tras coronar la Cumbre del Sol junto a Roche, Urán, Nieve, Roglic y Aru, hizo su apuesta a 3 kilómetros de meta, abrió un hueco de escasos segundos y, como si de un contrarrelojista se tratara aguantó hasta meta, donde alzó los brazos en solitario con un tiempo de 5h.11.47 poniendo fin al trayecto de 199 kilómetros entre Benidorm y Calpe.

Un zarpazo atípico en un escalador, «pero la primera vez tenía que llegar», como dijo en meta el ganador de la Vuelta 2016 y del Giro 2014. Suficiente para celebrar su segunda etapa en la Vuelta, además con 5 segundos de adelanto sobre sus perseguidores. Un triunfo que le alza a la segunda plaza de la general a solo dos segundos de Nicolas Roche. ​


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *