El estreno es hoy a las 6:00 de la tarde en el patio de banderas del Instituto Tecnológico de la ‘Villa del Cacique’.

Estudiantes del Instituto Tecnológico de Calarcá estrenarán hoy su cortometraje Marco en el espejo, un producto apoyado por el ministerio de Cultura que busca prevenir suicidios en el departamento, donde las cifras de muertes autoinfligidas son altas. Habló con Edna Sabine, docente de la especialidad de diseño e integración en multimedia del plantel, quien estuvo al frente del grupo de alumnos que realizó la producción audiovisual.

¿Cómo aplican a la convocatoria del Mincultura?
Aprovechando las propuestas que manda el ministerio de Cultura en formulación de proyectos, quisimos plantear uno sobre una problemática social actual, que abarcaba el tema del manejo de emociones, manejo de habilidades comunicativas y demás aspectos que pueden afectar a una persona. Enviamos la propuesta a la cartera nacional para realizar un cortometraje donde se evidenciara tal situación, y nos apoyaron con 17 millones de pesos por medio del programa nacional de concertación cultural. La gobernación del Quindío nos cofinanció $9 millones.

¿Quiénes los orientaron en todo el proyecto?
Nos acompañó desde marzo, Magda Producciones, que llegó a darnos talleres cada viernes y allí empezamos a ver todo lo de audio, los efectos de sonido que hay en un cortometraje y cómo se van integrando a la imagen; luego arrancamos con toda la parte visual, las escenas, planos a detalle y el manejo de cámaras.

¿Cuál fue la temática que trabajaron?
En el departamento y en Calarcá hay un gran índice de muertes autoinfligidas, sobre todo en los jóvenes, incluso acá en la institución tuvimos un caso cercano, tristemente una alumna de grado séptimo se quitó la vida, por ende elegimos la prevención del suicidio porque de algún modo queremos mostrarle a la gente que la vida está llena de oportunidades y que podemos luchar contra ese ‘yo’ que nos oprime y con el que siempre estamos peleando.

¿Qué puede adelantar del cortometraje?
Un estudiante va a una entrevista para aplicar a una de las mejores universidades y tiene un encontrón de emociones que no permite que se exprese bien, así que le va mal y no puede pasar; en el baño del colegio tiene un encuentro con su ‘yo’ malo, quien trata de decirle que no vale la pena vivir. Con el transcurso del tiempo, con la ayuda de una amiga, logra darse cuenta de que en realidad vale más que eso y que puede pelear con ese problema mental que lo aqueja.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *