Un incendio de grandes proporciones consumió el 80% del barrio Puerto Rico de la comuna 10 en el norte de Armenia. Fueron momentos de intensa angustia y dolor para centenares de personas que resultaron damnificadas.

La conflagración se inició cerca de las 7:00 de la noche, dicen testigos que se escuchó una explosión en una vivienda ubicada en la mitad del populoso barrio. Los fuertes vientos facilitaron la propagación del incendio, que con el paso de los minutos devoraba las humildes viviendas subnormales.

El barrio Puerto Rico lleva un poco más de 20 años de construido. «Lo conforman 114 casas de las cuales cerca de 80 fueron destruidas por el voraz incendio», según afirmó Sandra Milena González, presidente de la Junta de Acción Comunal.

Los organismos de socorro llegaron al lugar de la emergencia para controlar el fuego, en medio de muchas dificultades por la falta de vías de acceso al barrio. El reporte parcial que entregaron las autoridades indica que un menor de edad fue atendido por quemaduras de segundo y tercer grado, además de otras nueve personas afectadas por inhalación de humo, cinco de ellas fueron trasladadas a centros hospitalarios de la capital quindiana.

La comunidad se enfrentó a la conflagración y con baldes con agua intentaron controlar las inmensas llamas. Lamentablemente las viviendas estaban construidas la mayoria en esterilla, guadua, tejas de zinc y otros elementos de facil combustión.

La Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres activó el Puesto de Mando Unificado en la sala de crisis ubicada en el centro de convenciones de Armenia y por decisión del alcalde Óscar Castellanos, las familias damnificadas fueron trasladadas al coliseo del sur mientras se puede hacer una reubicación.

Los bomberos de Armenia requirieron el apoyo de los bomberos de los municipios de La Tebaida, Calarcá, Circasia, Salento, Montenegro y Quimbaya además el apoyo de la Cruz Roja Colombiana, Defensa Civil, La Policía Nacional, Edeq, Efigas, gobernación del Quindío, el Ejército, Udeger, Omger, Setta y la alcaldía de Armenia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *