Los Juegos Panamericanos tocaron su fin este domingo. Estados Unidos se llevó a manos llenas el oro que había en Lima-2019, aunque sobre el final debió encarar el escándalo por unos gestos de protesta -de «índole política»- de dos de sus atletas premiados.

Brasil, entretanto, salió con el segundo mayor cargamento de oro y los peruanos, grandes anfitriones, pasaron la antorcha a Santiago tras haber organizado unos Juegos que desafiaron el frío y la humedad, que rompieron sus propios récords en 50 años.

Después de 17 días de competencias, concluyó la cita multideportiva más grande del planeta antes de que Tokio-2020 abra sus puertas, con una ceremonia de música y danza de las culturas del Antiguo Perú en el Estadio Nacional de Lima, en presencia de 50.000 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *