Se encontró que el gasto energético de los eventos de resistencia atlética a largo plazo es similar al del embarazo humano.

Los Juegos Panamericanos 2019 que actualmente se están llevando en Lima, Perú, hacen que los observadores nos preguntemos cómo hacen los atletas para soportar tanto esfuerzo y al mismo tiempo cuáles son los límites del propio cuerpo humano.

Herman Pontzer, un antropólogo evolutivo en la Universidad de Duke en Durham, EE.UU., y su equipo cuantificaron por primera vez el llamado “techo” al que el cuerpo humano llega cuando participa en actividades de resistencia extremas como correr una ultramaratón. Sorprendentemente, el impacto metabólico se asemeja al de un embarazo. 

Para esto, Pontzer estudió a los corredores de la Carrera a través de los Estados Unidos del 2015 en la cual los participantes recorrieron 4.957 kilómetros en el transcurso de 20 semanas en una serie de maratones que se extienden desde Los Ángeles, California, hasta Washington, DC.

Para averiguar cuántas calorías quemaron los atletas en el estudio, Pontzer y sus colegas reemplazaron el hidrógeno y el oxígeno normales en el agua de los atletas con inofensivos isótopos de esos elementos: deuterio y oxígeno-18. Al rastrear químicamente cómo estos isótopos fueron expulsados en la orina, el sudor y el aliento exhalado, los científicos pudieron calcular la cantidad de CO2 que produce un atleta, una medida que se relaciona directamente con la cantidad de calorías que queman.

Los investigadores midieron la tasa metabólica basal —BMR— inicial de 6 corredores, 5 hombres y 1 mujer. Luego, recolectaron datos sobre el gasto de energía a lo largo de la carrera para ver cuántas calorías quemaban por día. El equipo trazó esos datos a lo largo del tiempo y los analizaron junto con los datos metabólicos recolectados previamente de otros eventos de resistencia, como triatlones y ultramaratones de 160 kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *