La visita de inspección de una comisión de la Conmebol a las ciudades de Pereira y Armenia en el proceso de elegir las sedes para El Torneo Preolímpico del mes de enero de 2020, es una gran noticia para la capital del Quindío.

Muy poco se ha dicho y se ha escrito sobre el estadio Centenario para albergar el importante certamen. Y me luce injusto por el historial de Armenia como sede de grandes eventos internacionales, siempre de la mano del dirigente Gustavo Moreno Jaramillo, el MAYOR doliente del deporte Quindiano a través de la historia.

En mi trasegar como periodista deportivo por Pereira y Armenia tengo que reconocer la importancia del Eje Cafetero como organizador de grandes torneos. Lástima que Manizales haya quedado al margen en esta oportunidad. Pero la ocasión también nos permite hacer fuerza para que el cupo cedido por Manizales no se pierda y se mantenga en esta región del País.

En este momento coyuntural volvió a emerger el hombre de las grandes causas deportivas de Armenia. Me refiero a Gustavo Moreno Jaramillo quien se comunicó con el presidente de la Federación colombiana de fútbol Ramón Jesurúm.

El dirigente cafetero le recordó el historial de Armenia como sede de grandes eventos, siendo el más reciente el Mundial de fútbol sub 20 donde Pereira, Armenia y Manizales cumplieron con lujo de detalles.

Y tiene peso Gustavo Moreno Jaramillo. Su voz sigue siendo escuchada en las altas esferas del deporte nacional. La primera consecuencia de esa llamada y de ese “respetuoso reclamo”, es que la Conmebol incluyó a Armenia en la visita de una comisión de inspección fijada para el viernes 16 de agosto de 2019. En la misma se destaca la presencia de Iván Novella, de la Fedefútbol, y un delegado chileno.

Esta fue la contundente expresión del Dr. Moreno Jaramillo en su diálogo con Ramón Jesurum… “Ramón, la ciudad de Armenia no puede quedar por fuera de este torneo Preolímpico. Ha sido sede de grandes campeonatos internacionales. Espero que tenga en cuenta este detalle, y este pedido por mi ciudad que lo hago ya en el minuto 90 de mi vida. Un abrazo”. Para expresarlo claramente, Gustavo Moreno rescata una sede casi perdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *